jueves

Ye_yé, las botas de Gato y la lluvia de Otoño


Llovía en Las Mejillas y se saboreaba sal en el hoyuelo de Labio Superior.

Ella se metía en el mar con las botas rosas y sentía el agua silbar sus tobillos y poner de punta los pelitos de las piernas, pero no mojaba ....

Entonces, paraba de llover en Las Mejillas y se saboreaba dulce en Labio Inferior.


3 comentarios:

  1. (enésima más una...)
    A ella siempre le acompañaba su fiel hermana, ésta también con botas pero de flores, para terminar de dar alegría a aquellos días que aunque grises y para algunos, y no para nosotras, tristes, siempre recordamos y recordaremos.
    Salir a la calle era escuchar la mejor música, conocer franchutes, comprar babaria y si te sorprendía la noche pasar mucho frío...
    Ya de vuelta y con mucha penita, nos hemos quedado con los buenos recuerdos y la esperanza de volver...eso sí! y nuestras BOTAS!

    ResponderEliminar
  2. .......Las botas magicas no pueden ser de otro lugar distinto a una isla musical, trastornada meteorologicamente, hospitalaria, sencilla y llena de naturaleza...
    como tu! y como yo!
    Tenemos que enseñar mundo a estas botas!
    Porque si babaria en españa es una crema solar, en los sitios de frio la cerveza mas barata que sera en portugal??

    ResponderEliminar
  3. ¿por qué dejamos de escribir?

    ResponderEliminar