viernes

Gato, Ye_yé y Never_era


-Gatoooooooooooooooooooooooooooooo, Gatooooo, Gatooooo..... ¿Donde puta mierda te has metido dí? ¿Dónde guardas tus maullidos? ¿Por qué te escondes idiota, impertinente, cobarde, sucio, rastrero...?
Ye_yé destrozaba todo lo que había a veinte kilómetros a la redonda y a dos metros de altura. De la azotea caían libros que se abrían como paracaídas para planear el aire antes de chocar con el suelo y escaleras abajo un mar de lágrimas emanaba de una lavadora.
Gato había desaparecido, silenciosamente y con estilo, como andan los gatos; Lavaluna, la lavadora que quiso ir a la luna, tenia pérdidas de agua (debido a su avanzada edad) y hacia días que nadie reparaba en ella. El hombre que tocaba las nubes había crecido diez metros más y ahora trabajaba técnicas para poder hablar con alguien a tan larga distancia. Las montañas estaban tan lejos que aunque ella intentará respirar con toda la fuerza y todos los alveolos de sus pulmones, se comprara un botella de oxigeno y tres geranios nunca conseguiría sentirla por un segundo.

Silencio.
Ella solo quería dejar de ser ella por un tiempo.
Fue a la cocina mientras a gritos y golpes anunciaba lo que iba a hacer, pues confiaba en que Gato estaba escondido y de algún momento a otro saldría para impedirlo. Abrió la puerta Never_era, la nevera de la primavera, y esperó cinco minutos en silencio a que Nadie, Alguien o Gato la llamara. Mientras, el hoyuelo del labio superior se había convertido en unas marisma saladas.
Cogió impulso, entró en Never_era y cerró la puerta. A su paso, un rastro de isteria y ansiedad.
Y se calmo todo.

Never_era había sido creada por Gato y Ye_yé un día caluroso de verano. Mientras hacían helados y los guardaban en la nevera Ye_yé llegó a la conclusión de que ella nunca querría que un lugar la asfixiase, la atara o le impidiese ser feliz. Fue así como lo que iba a congelar aquellos deliciosos postres de chocolate paso a ser una puerta secreta, teletransportadora y espacial, capaz de llevar a una persona al lugar donde le guiara su corazón.

¿Pero realmente se había parado ella a escuchar su corazón?

No importaba, no podría perderse más.
*más momentos de inercia en: http://www.youtube.com/watch?v=TySWmQZPr_4


17 comentarios:

  1. y yo que creia que solo estaba el bichillo ese que enciende la luz cuando abrimos su puerta... fijate que cosas

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. vi los comentarios, muchas gracias! me alegro de que te gusten. El del oleo es un primo d bcn.
    Bonito blog;)

    ResponderEliminar
  4. miauuu...


    yo en otra vida fui gato...

    ResponderEliminar
  5. oh pobre ye_yé :(

    ¡Gato sal de donde estés!


    -piruletas
    en forma de
    corazón para ye_yé-

    ResponderEliminar
  6. solo decirte q ya lo lei! ningun comentario al respecto! jajaja ............I miss you!!

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito, me encantan tus personajes :)

    besos!

    ResponderEliminar
  8. "Silencio.
    Ella solo quería dejar de ser ella por un tiempo."

    ¿Y...Realmente se puede? Pobre Ye_yé...la entiendo tan bien...pero si deja de ser ella durante un tiempo lo único que acabará consiguiendo es perderse detrás de la manecilla de algún reloj...

    Espero que Gato,no permita que eso pase...

    Un abrazo!=)

    ResponderEliminar
  9. Me encanta como escribís, sos muy original.
    A veces sin ser concientes vivimos atados, asfixiados, y cuando quisimos darnos cuenta de eso, ya es tarde.

    ResponderEliminar
  10. Seguro que si se para un minuto en la eternidad se dará cuenta que ahi también late el corazón y hay paletas de hielo para evitar el calor que asfixia tanto de todo.

    abrazos eternos con aire suficiente para seguir flotando...

    ResponderEliminar
  11. Ah y por último, seguro que Gato también responde...

    beso

    ResponderEliminar
  12. quiero más aventuras de gato y ye_yé :(


    piruletas
    en forma de gato.

    ResponderEliminar
  13. me gusta mucho com escribis...primera vez por aca...te sigo!

    ResponderEliminar
  14. Se habia perdido de la que supuestamente era ella, para poder ser ella... y sentir?

    Escribis... realmente lindo.
    Andaré por acá.

    ResponderEliminar