domingo

Ye_yé y la Tierra


Lo planeó por primera vez en un vuelo Sevilla-Barcelona, lo intentó por primera vez una hoguera de San Juan no hace muchos días y esta segura por enésima vez de que hoy va a conseguirlo.

Se ha comprado unas gafas de aviadora nuevas que huelen a cuero y tienen unos cristales tan perfectos que se pueden ver los suspiros del aire.
La bufanda le da un poco de calor del que agobia, ese que hace que te rasques la piel como si la lana se hubiese convertido en una manada de hormigas grupis de Drácula que le muerden el cuello y la irritan, la piel y la cabeza. Pero sabe que pronto ese hormigueo pasará a la barriga y la bufanda será buena y suave de nuevo.

Parece un esparrago nacido entre la arena de las tejas, por su situación geográfica probablemente arena que arrastro la calima del Sahara, toda derecha, tiesa, erguida, estirada...en el tejado. Con el traje tatuado en el cuerpo para mejorar la aerodinámica y calentando las neuronas y los cuadriceps.

Coge aire y salta!!! Salta de tejado en tejado, como loca, toca las tejas a una velocidad que mas bien parece que las acaricia, que las pulsa, que manda un telégrafo a las estrellas con cada impulso...tac tac tac... de azotea en azotea, de tejado en tejado, camina por los tendederos, descansa en las antenas, si tiene hambre muerde una nube, segura de que ha rebasado la barrera del sonido, se anima , sale de la ciudad, ahora las pisadas son estrategicas, por las vías
del tren pasa un ave y le da tiempo de robar un café a una señora que ve la película con los auriculares en modo homecinema, se altera un poco mas y aumenta la velocidad ansiosa, la siguiente etapa es la mejor, llega al bosque, primero pinos, algún almendro suelto se entrecruza con sus flores blancas, toma unas naranjas para el camino, alza la vista..

... alza la vista y cae el resto.

Donde había arboles hay invernaderos. Ella desconocía por completo que la tierra hubiese decidido parir estructuras metálicas, que protegen de su aliento climático a legumbres, hortalizas y demás frutas.
Se vuelve a casa. Cuelga las gafas junto a las otras "n". Busca en la enciclopedia de veinte tomos de la que nunca puedes tomar nada algo relacionado con estructuras metálicas de piel plástica.
Llora.
Su intento de batir su propio record de salto sin pisar el suelo para dar la vuelta al mundo a vuelto a fallar por causas antinaturales.

Se sienta en el tejado y se pone a gritar.

Tengo rabia a los invernaderos, a las grandes superficies comerciales y a todo aquel que no cuida de la tierra que no sabe valorarla.

*mas fruteras_pescaderos_panaderos_..._debarrio en: http://www.youtube.com/watch?v=fMTmSvnI7n8

3 comentarios:

  1. pero puede superar el record de intentos fallidos :), bienaventurados sean los obstinados

    ResponderEliminar
  2. Cada vez que falles, salta el doble para borrar el error :)

    ResponderEliminar