domingo

Ye_ye y Ella.


En silencio y con un filtro en azul cielo, todo le olía a sal y pescado. La brisa le seguía resultando extraña otro año mas. Cuando le acariciaba otra vez notaba ese rechazo. Hubiese querido protegerse aun sin frío de manos que no eran de montaña, asumiendo que seguía teniendo miedo a espacios abiertos y al infinito. Por eso necesitaba estar allí en aquel momento, desnuda, por primera vez quería ser fuerte lo suficiente para rasgar la libertad con las uñas de un salto, quitarle un trozo y caer al vacío.
Iba a vencer ese rechazo, a cortar las ataduras a la monotonía, arriesgando a la ruleta rusa porque necesitaba, lo necesitaba, mas que nunca, ese cambio.
No quería mas aire viciado ni seguir con sus vicios.
Ese otoño estaba en inicio y ella iba a terminar dándolo todo...

....hasta que de vida no le quedase nada.

*más saltos al infinito en:http://www.youtube.com/watch?v=tF7Z2zw9W10

6 comentarios:

  1. Es bonito comprobar que puede seguir habiendo cambios en todo, ¿verdad?

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Espero que logre alcanzar ese cambio que tanto ansía, porque de seguro lo vale :)

    besos

    ResponderEliminar
  3. Los cambios siempre llegan antes de que te des cuenta :)

    ResponderEliminar
  4. pues dálo todo, es lo que al mundo da sabor! :)

    he vuelto!

    ResponderEliminar
  5. Yo meteré en dos bolsas de supermercado todo mi patrimonio y te buscaré para pasar el otoño cambiándole los filtros al cielo del color que quieras, porque yo también estoy girando sin saber cuando podré mirar el horizonte sin marearme. Y esa sensación de tener que decidir, no me gusta, sólo quiero seguir girando sin pensar, sin saber el rumbo, viviendo sólo el presente tal y como venga.

    ResponderEliminar
  6. Siempre saltes y arañes un pedazo de cielo no te olvides que ese trozo te sirva también de paracaidas.
    No por el golpe, sino para disfrutar de las vistas mientras caes.

    ResponderEliminar