martes

Ye_yé y Enciendeme la radio por favor


Tenia la peculiar rutina de lanzar un bostezo al aire mientras rodaba sobre las sabanas y se ponía en pie, envuelta en ellas encendía la radio de camino a la ducha. La chica automática podía hacerlo sin abrir los ojos. Se sabia los caminos de memoria desde que apoyaba el pie izquierdo en el suelo (las supersticiones siempre le hicieron sentir superstar) hasta que encendía el agua de la ducha caliente, para evaporarse mientras la música de la radio le masajeaba y desenredaba el pelo sin necesidad de acondicionadores, ni champús, ni mascaras... que disfrazasen sus pensamientos.
Atención: acceso restringido a sus pensamientos.


Un tamiz filtraba las palabras, hasta vivir en un mundo paralelo y bucear en el entorno. Paradojicamente lo sencillo nunca tuvo problemas para colarse y los laberintos siempre se quedaron en jardines con setos, si algún día se aburría, los observaba de lejos.
Para la chica del botón automático y vida virtual, no era difícil pasar los peines (que para ella no usaba) por la vida. Y darle sentido a los caminos, quitar los enredos, con paciencia y suavizante. Centrifugar las horas con el mejor programa para obtener los mejores minutos y los mas limpios. Alisar las arrugas para sin obstáculos llegar a lo que quería. Y perfumar con algo dulce hasta empalagarse.

A veces tanto dulce le provocaba el vomito. Y se llevaba varios días echando vísceras en sus alrededores.

Creo que en la ultima arcada echo la ternura. Pero como a mi su situación me enternece, le voy a dar una poca mientras le enciendo la radio.

Porque con música todo sabe mejor.



4 comentarios:

  1. A la chica automática le divirte hacerse peinados a juego con su corazón, me gusta verla con trenzas y coletas, cintas de colores y pinzas en forma de mariposa a juego con sus ojos, con sombreros y boinas...
    adivino que intenta así, levantarse el ánimo (y la moral)

    pero cuando más me gusta verla es con la melena al viento, al aire libre, tan libre como ella, aunque ella crea qe así parece una teen de fisica y quimica ;)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es bueno intentar aprovechar la ternura con la radio puesta!

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Muy cierta la última frase. Lindo texto y me encanta la foto de cabecera! :)

    besos

    ResponderEliminar
  4. Esta me gustó mucho! Será el empacho de dulce hasta el colapso estomacal,intestinal y emocional del desparrame visceral, y aún me faltan por leer muchos más textos de este recién descubierto blog (tienes un blog mu bonito y currado! -el mío a su lado es un sobrio cuaderno mochilero sin pastas- espero ir descubriéndolo poco a poco, como los buenos perfumes, como las dosis de veneno a tomar para ir haciéndose inmune). Sea como sea, te mando una sonrisa sincera, desde una noche cualquiera!

    ResponderEliminar