jueves

Ye_yé y las lentejas


El plato de lentejas está servido y humeante.
Lo mira con desprecio. Es un plato, esta lleno. Pero lo mira con desprecio.
Se supone que debería estar alegre, ella decidió el menú un día en que perdió el apetito.
Que idiota, atreverse a decidir cuando no sabía ni que sabores le gustaban.

¡Ahora te lo comes!

Y aparece una mano con guantes blancos y le estampa el plato de lentejas en la cara. Le hace llorar. Lame las lentejas del suelo y descubre que hay mas gente lamiendo las lentejas del suelo.

Ya no quiere nada. Ya se retira a su cuarto, ha hecho lo que querían que hiciese.

Coge su pecera se la pone en la cabeza y se mete bajo de las sabanas. En su espacio, donde se entiende, se quiere, se comprende y entiende, quiere y comprende a todo aquel que venga con un mar en la cabeza.

Si no, FUERA. Con el vómito de lentejas.



*más borregos al corral y decisiones mal tomadas en:http://www.youtube.com/watch?v=AfC1Gmj4Y2E

4 comentarios:

  1. Somos así de estúpidos... que lo único que queremos son lentejas cuando nadie las quiere ya...

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Lentejas...
    si quieres las tomas y si no las dejas...

    (de toda la vida oye)

    ResponderEliminar
  3. Me meto bajo las sabanas blancas (o rojas yéyé) con la pecera en la cabeza :)

    ResponderEliminar
  4. Una vez que las pides, hay que comérselas.
    Me gusto lo de la pecera en la cabeza :)

    besos!

    ResponderEliminar