miércoles

Ye_ye y Carnenlaboca


Es la 1:42h, el restaurante está cerrando, el camarero barre el suelo y con la mirada a Ella. Los labios carnosos se despegan, se introduce una cucharada más, aprieta las comisuras acentuando sus morros de fresa al masticar. Resulta sensual la forma en que lo hace. Como si estuviera seduciéndole todo se intesifica cuando lo mira seriamente y el vino satura su carmín. Deja descansar el sabor en el paladar, las papilas y todos se humedecen. Lentamente tritura el Entrante, lo mezcla con la lengua, fluye y se calienta. Pero siempre pausado. No hay prisa, porque la fantasía varonil acaba de colocar una fusta en la mano que sujeta la cuchara, y la maquiavélica seducción de la caníbal esta consiguiendo hacerse con la presa. Degustar lentamente a las personas proporciona mejor digestión.
*más labios y caricias en: http://www.youtube.com/watch?v=bRfc_Y_AsLo

6 comentarios:

  1. Hay mejores formas de hacer la digestión :P

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Supergore, mancanta!

    ResponderEliminar
  3. si... porque correr demasiado degustando a las personas, a veces, nos lleva a un corte de digestión.

    ResponderEliminar
  4. comiéndose por los ojos, sin prisas...
    me gusto mucho!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. eso si que es un final inesperado...

    :O

    ResponderEliminar
  6. Aquí en el norte el otoño se siente tan frío como el invierno del sur que tanto espero .

    ResponderEliminar