sábado

Ye_yé y Marinero


Se despertó con las pantocadas que el oleaje bofeteaba en el barco.

Alargó el brazo para agarrase a su cintura de gacela y curvas aceleradas como esa marea. Solo su piel podría mecerse de forma natural en aquella situación.

Encontró un remolino de sabanas que la tempestad de sus piernas dejaron la noche de antes.











Quizás haya sido un sueño Marinero.




5 comentarios:

  1. Tu tempestad en nuestro barco siempre será grata.

    pessigolles maduixa

    El marinero carapan.

    ResponderEliminar
  2. A veces los sueños son mejores que la realidad, aun siendo finitos...

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. o quizá fue verdad...
    (pd. Estoy desde el móvil y no me deja marcar mi opción favorita de un bizcocho!)

    ResponderEliminar
  4. ¡Maravillosos sueños!

    p.d. Por cierto, el enlace parece estar roto.
    :(

    ResponderEliminar