miércoles

Ye_yé y Miel.


Se congeló justo al llegar al escaparate, con los pies mojados de agua salada, recogía del hoyuelo justo debajo de la nariz los últimos charcos de su lluvia.
Era un día de otoño de los de café con miel y tormentas en la cabeza.
La mano izquierda sin salir del bolsillo apretaba las castañas asadas, abrasaba su tacto aprovechando que sus poros ese día estaban hipersensibles.
Ojala pudiera atravesar las cristaleras y las pupilas y entrar en esa tienda de recuerdos. Afinarse las cuerdas que unen sus neuronas para recorrer el pasado y pasar otra tarde en el mástil de una guitarra.

Se enfriaron las castañas y se tocó el pelo lentamente, nunca lo había tenido tan largo. Sonrió con cara de gorrión.

Marchó a por otro café con miel nostálgico.

*más música y amor para alegrar el corazón en: http://www.youtube.com/watch?v=WkrhUbYtoBA&feature=related

5 comentarios:

  1. Ay... el otoño, es lo que tiene ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Adorote. En serio. No sé que más decirte.
    Te espero en el balcón, cuando acabes de desaparcar el coche.

    ResponderEliminar
  3. Invitame a un té una tarde que llueva mucho y la luz sea baja. La Huertas, tú y yo.

    ResponderEliminar
  4. Paro esta lectura aqui, antes de comer to. Como para mucho me encantan tus lettras mismo si me costa de entenderlas. De jolies phrases de vie.

    ResponderEliminar