martes

Ye_yé y Siberia


Habían quedado para tomar unas torrijas con canela y azúcar en la plaza detrás del ayuntamiento. La cita la marcaban las flores de los almendros y la primavera insinuándose entre los abrazos polares de Siberia. El secreto estaba en llevar un solo guante, para estar a temperatura media en mitad de la plaza y a las seis y media de la tarde, de ese día, que como digo, no tiene fecha.
Como el que come fresas y le pone nata, era apetito del cuerpo a repetir el rito cada año. Cuando febrero avanzaba lo hacia acentuando la sensación de que el momento debía de llegar, y en un pestañear lo hacia. Y la veías abrigando su cuello con un pañuelo ligero, dejando bastante corazón al descubierto.
Habían quedado.... ella y la sonrisa de quien le puso el café, la música de quienes tocaban en mitad de la plaza, el señor mayor con su chaqueta de cuero de atravesar carreteras en moto, el hombre con su galgo tomando anís, la niña con churretes en la cara que parecía una amapola volviendo de jugar, el rubio con barbas que guarda la sonrisa para ocasiones especiales... había quedado con la calle, con ella misma y con las cosas que se ven con lupa.

Y jugaba a imaginar un bañador de terciopelo y bañeras de torrijas.

3 comentarios:

  1. Los que tocaban en medio de la plaza no serían el niño mariquita_ta y el negro de huevos inflados? La niña con churretes no serías tú tras salir de casa de abuela Minuta? El solo guante no será aquel que perdí? Eso sí que era país para viejos...aún tengo las manos como si fuera marinero, manos de viejo

    ResponderEliminar
  2. Buf... eso de la balera de torrijas me ha disparado la líbido de dulce!!!

    Besicos de canela

    ResponderEliminar
  3. Muy melancólica usted no?
    y muy natural.

    quizá sean esos recuerdos a flor de piel lo que te inspiren y no se vayan nunca,

    gracias por pasarte.

    un saludo findesemanero.


    p.d.:debe hacer mucho frío en siberia para ir con un solo guante no? :)

    ResponderEliminar