jueves

Llevo viviendo en el último piso desde que salí de casa hace siete años, siempre en los primeros bloques de alguna calle sin salida, con la vuelta atrás cerca. 

Hace días se me fue la azotea y me mudé a un ático, aqui los kilopascales de  presión son menores,  casi respiro oxigeno y los para-rayos sirven de algo. Mucho mejor para una vida de gatos y tejados. 

Me he cruzado mientras portaba las ultimas cajas con mi vecino, que por lo visto también vuela con la cabeza y el helio se lo llevó a lo más alto del bloque, pared con pared. Tiene barbas, llevaba camisa de cuadros y le ha faltado el hacha para terminar de justificar las astillas que se han erizado en  mi piel cuando se ha presentado. Malditas hormonas sedientas que alimentan mi imaginación mientras me tomo el café.. quizás haga cuscus y le lleve mañana, quizás sea escritor, quizás viva con su novia felizmente, quizás sea leñador realmente, quizá sea un asesino en serie o un loco de atar, ...





Esperaré a que ponga la radio, la música que siempre de_late .


Historias de radio. 







*más visitas a las alturas en : http://www.youtube.com/watch?v=NnzIrRykilA



3 comentarios:

  1. Que nunca nos pille la música en una mentira.

    ResponderEliminar
  2. Un bizcocho y una sonrisa por regalarme tus palabras y aquella bonita canción :)
    Besoss

    ResponderEliminar