martes

Había un problema en la zona del aparcamiento de bicicletas. Se había roto la farola desde hacía un mes sin intención de repararla. A ciegas metías la llave en el cerrojo que por intuición reconocías como tuyo  y nos íbamos sin vernos la cara. 

El día que rozamos las manos confundiendo bicicletas comenzó el segundo problema. 

Había dos problemas en la zona del aparcamiento de bicicletas con la farola rota.  Nos habíamos estado acariciando las manos desde hacia una semana con intenciones de amarnos. A ciegas metías la mano hacia  mi piel que por intuición reconocía tu tacto y nos íbamos dejando llevar en la oscuridad de dos desconocidos. 

El día que te llevaste mi bicicleta por error comenzó el tercer problema.

Había tres problemas en la zona del aparcamiento de bicicletas con la farola rota y las manos desatadas. Te habías estado llevando a tu casa desde hacia tres días mi bicicleta. A ciegas yo te hablaba con enojo a la altura de lo que intuía como tu nariz, tu metías la mano hacia mi piel y nos íbamos dejando llevar rompiendo la ceguera de la oscuridad a besos. 

El día que vimos al conserje del edificio con una escalera caminando hacia la farola comenzó el problema. Porque tu no fuiste rápido con los pantalones ni yo tuve habilidad con el vestido...
...nos iluminó desnudos el amor. 



Tu est trés rapide avec ton veló 
et je suis amoureuse de ton fragance




Historias de bicicleta.



*más días de amor y libro en :http://www.youtube.com/watch?v=sp3G50jBRuU 

5 comentarios:

  1. Oufffff no hay mayor excitación que la que proviene de poder ser cazados entre vestidos y pamtalones y su carencias de habilidad

    ResponderEliminar
  2. Una gran aventura muy bien relatada, mantienes la atención hasta la gran sorpresa final.

    Me pregunto si se siguieron viendo después de verse a la luz de la vela.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado Ye Ye, especialmente esa intención numeral tan insinuante. Un abrazo subido al manillar

    ResponderEliminar
  4. amores de bicicletas, no sabía que podían ser tan bonitos.

    ResponderEliminar
  5. Una historia muy graciosa je.

    Un abrazo

    ResponderEliminar