jueves

Des_cubierto

El olor a café en las escaleras por la mañana, (septiembre,1994)

el frío en la cara, solo en la cara, al abrir la ventana, (diciembre, 1998)

el silencio de las siestas, molesto en verano, dulce en invierno, (junio, 1999)

la soledad de las calles a las ocho, (febrero, 2003)

la niebla de vapores de aceite al lado de la cooperativa, (enero, 2004)

el atardecer entre un mar de montañas. (agosto, 2010)

Descubrir cosas de un lugar, con los años, corroborar su marco experimental y obtener e incluso mejorar los anteriores resultados, es una ciencia segura y exacta
Desde el 98 el frío de diciembre en la cara bajo cuatro mantas sigue siendo frío, hasta más frío si abres un poco la ventana y te vuelves a meter bajo las sabanas.
Como efecto especial siempre se pueden acompañar los descubrimientos de una canción, con la ventaja de que sea cual sea el lugar donde vuelvas a escucharla, lo espAcial te traslade a ese olor a café o a un atardecer de agosto.
Incluso existen casos tan intensos, en los que estando en otro lugar diferente, clima y entorno, pero en el mismo instante de tiempo en el que se esta produciendo el hecho en cuestión, una resonancia fugaz ha hecho latir con una sensación idéntica al descubrimiento el corazón  de alguna persona extremadamente sensible.

Esta mañana me levanté a buscarle nombre a un descubrimiento, no encuentro marco de hechos ni puedo ordenar resultados. Huelo, escucho, siento e incluso me abrazan. El reproductor de música no me ha dado tregua pero tampoco ha conseguido una traslación espacial tan real como desearía. Tengo segundos libres que me presionan tanto en la caja torácica  que voy a tener que estudiar otra vez el tema de despresurización de la cabina o ir a algún empresario acostumbrado a corbata que me enseñe como se deshacen los nudos de estomago...
...a base de caricias.









*en mi hora libre... más: http://www.youtube.com/watch?v=VuHP2PNFVWk


5 comentarios:

  1. ¿te soy sincero?...

    No tiene mala pinta... ;)

    Beso.

    ResponderEliminar
  2. Esos nudos... no los deshace más nadie que esa persona, la que los ata.

    ResponderEliminar
  3. no los deshagas, son maravillosos.
    de vuelta un saludo! :)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esa magia de la que hablas. Escondida en los momentos, en los nudos de estómago. Yo creo que te acostumbras a vivir con ellos y ya está. Sin nudos, no hay magia.
    :)
    Besitos

    Miss Carrousel

    ResponderEliminar